jueves, 10 de enero de 2013

VOLVER



A sentir otro aire, ese...el mío, que dejé por elección hace ya, varios años y no me arrepiento,


A levantarme algunas cuantas mañanas y decir, mamaaaaaaaa, buenos dias y con eso, el lujo de tenerla frente a mi,


A vestirme de abrazos y besos de gente que guardo sagradamente en mi corazón,


A compartir los mates y que tengan un ida y vuelta y no solo idas en alguna que otra, mañana solitaria,


A dejar que mi mamá me mime como si el tiempo, no hubiera pasado y sentirme otra vez en casa,


A reír con los míos,


A llorar....


A reencontrarme con lo mas simple como el dulce de leche, el pan casero de la abuela y otros gustos que no olvido,


A vivir la navidad de mi niñez, con la gran mesa con todo y sin regalos,

A escuchar mi acento y en él, mi español.  


La vida tiene esos momentos, situaciones que debemos afrontar. Esas decisiones que uno toma y que no son siempre fáciles, no se dan por ganadas hasta que el tiempo pasa y mirando hacia atrás, aun vemos la huella de nuestros actos y en ella saber que hicimos bien.

Dejar todo por amor fue lo que me paso a mí, dejar todo significa TODO y para algunas cosas uno se sacrifica en el buen sentido de la palabra y un poco en el sentido duro por tener que dejar de lado lo que también es importante. 

Pero no siento "crecer" en desequilibrio, aquí he encontrado lo que buscaba inconscientemente alguna vez, el amor, la felicidad, dar vida a mi propia familia acoplados a ese amor, el por mi país, que lejos muy lejos permanece intacto.

Y aunque volver signifique prepararse, saber que allá el tiempo también pasará y que otra vez tocará despedirme de mi madre y verla como se hace pequeña, mientras el taxi se aleja, pensando entre lágrimas "Cuando será, la próxima vez que la veré?!" Desde ya, me contesto asumiendo que ir también significa volver porque mi hogar no es mas allá, sino acá y como el tiempo es todo menos egoísta, un día llegará otro día, así como hoy repleto de adrenalina, de mil sensaciones con emociones tan difíciles de explicar y a la vez tan fáciles de vivir que se comparten también con otros, con ellos con los que te esperan....


Lejos uno aprende... la distancia te genera una fortaleza, que se alimenta de recuerdos de los buenos que prevalecen que no se borran y que hacen que la vida tenga ese sabor que hace que lo que se vive poco sea tan sentido como especial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)