lunes, 17 de marzo de 2014

El cristal con el que me miras.


Mirada



Con mi hija en brazos me quedé con la mirada fija en la imagen y la frase "sus hijos estarán mejor en un centro psiquiátrico", mientras...mis pensamientos se perdían en ese mundo paralelo que uno crea, donde se inventan los supuestos de algunas cosas y donde el puntapié de la vida real, nos hace pensar un poco más, en los otros que en uno mismo.

Pensé y re-pensé en esa madre, en su lucha de la que tanto y tantas veces, la desolación, se crea tan culpable como cómplice, donde la recompensa pareciera no dejarse ver, ni en esta vida, ni en ninguna otra, al mismo tiempo que el amor (que todo lo puede) jamás la deja caer, ofreciéndole sin medidas, la fuerza para seguí por ella por sus hijos.

El Camino Inesperado o Miracle Run, una película basaba la historia real de una madre real y sus mellizos, Phillip y Stephen que con 7 años son diagnosticados autistas, el primero repite lo que escucha, mientras que el segundo, no emite ninguna palabra.

Una película que muestra, la cruda realidad de una vida, casi hecha que se desvanece como un castillo de arena cuando sube la marea. Donde el punto de partida se escribe en cero, sola y sin nadie o más  bien consigo misma, Corinne Morgan-Thomas, tendrá que demostrar al mundo que "la diferencia"no es siempre un obstáculo para lograr aquello que solo parece destinado, a los que se dicen gente "normal".

 Al final, luego de que mi mente se cansara de tantas idas y vueltas, recordé a Mathis.
Un niño particularmente activo, trilingüe el mayor de dos hermanos y demasiado pequeño para verse de vez en cuando, en la piel de un adulto. Fue de su madre que escuche por primera vez la palabra "autista" pero fue de la mano de Mathis que aprendí como era serlo. 



Sé que sus padres habían elegido una escuela semi-privada y con ella la educación inclusiva*, se que había días mas fáciles donde todo seguía su curso y otros, donde Mathis dejaba de ser el niño de varias horas para perderse por un rato, en una variante del descontrol corriendo en círculo, sin jamás sentir, que encontraba al cansancio.

Eran esos casos, sin más remedio donde la directoria tomaba el teléfono para dar con la única solución: Su madre.

Era un niño adorable y yo, estaba ahí para ayudarlo a conservar el español que había heredado por parte de su abuela. 
Nunca le temí al improvisto de esos momentos, donde parecía que la vida se congelaba, donde él, se aferraba a su mundo y donde como en una "guerra dulce", yo, trataba de obligarlo a vivir el mío. Esa, era la parte mas difícil porque su mundo, era mejor que el mío. 

En el imaginario de Mathis, nos reíamos e inventábamos personajes que no existían en los cuentos, muchas veces terminaba por creer que los libros, comenzaban a aburrirse a su lado, que sus conocimientos sobre el universo y otros temas, dejarían un aire de "tú, no sabes nada" a mí y a cualquier otro ser humano.

Durante un buen tiempo, su compañía me otorgó el privilegio de aprender que la vida puede tener otra perspectiva, solo depende del ángulo con la que elijas mirarla y si la dejas, te sorprende hasta dejarte anonadado.

Mathis, un niño diferente que vivía en un mundo diferente y compartía conmigo pero en otro mundo...que se cree perfecto que inventa estereotipos donde poco se admiten los errores donde hasta los colores desprecian los matices, donde todo lo que sale del límite de la perfección queda fuera, obligando a excluir de la vida, a los que tanto tienen para dar.

Las miradas fuera del contexto escolar eran diferentes, las sentía, cuando eso que lo hacía especial, se dejaba entrever pero no se dejaba entender y las miradas los perseguían, sin egoísmo y hasta con desprecio.

Y aunque es cierto que la sociedad ha evolucionado y existe la comprensión de personas que admiten que nada es perfecto. La crueldad tan poco inocente que tanto se parece a los niños, en esa sinceridad que mata, todavía sigue vigente.

Por eso me niego a aceptarla. No quiero que mis hijos sufran más, de lo que están pre-destinados en esta vida por culpa de aquellos que se equivoquen de cristal, a la hora de mirar a los otros.




Película recomendada:











*Educación inclusiva: Aunque el concepto de educación inclusiva puede asociarse a una respuesta educativa que integre en las escuelas comunes a los niños y niñas con capacidades especiales; el término es más amplio, y hace referencia a una transformación progresiva de los sistemas educativos, orientada a que los mismos provean una educación de calidad a todas las personas por igual y adaptada a la diversidad. (Wikipedia)





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)