jueves, 5 de noviembre de 2015

20 cosas, que nunca le dije a nadie.



Expatriación




1- Moría de vergüenza, cuando la cajera me pedía 80 centavos y no sabía si eran 90. Siiiiiii!, esa etapa donde mi cabeza, sólo tenía la capacidad necesaria para contar hasta 10 y en vivo y en directo se me hacía una tortura.

2- Cometí el error de ir al dentista con un francés mediocre. Supe que la próxima vez, debía aprender a explicarme bien o hacer entender correctamente que lo que NO me dolían, eran las caries pero SI, el "torniquete" sin anestesia.


3Nunca temí perderme en los recovecos del metro pero el día que el controlador de tickets, me "atrapó" con mi tarjeta de transporte sin foto, creí que no tendría salida. Hasta que mi documento de identidad argentino me salvara la vida. Cuando al leer "Policía federal" creyendo que era policía, me dejara pasar.


4- Odiaba que al principio, mi suegro me llamara "chica" cuando se olvidaba mi nombre. Un motivo suficiente para llorar...como si fuera el fin del mundo.

5- Olvidar que la comida congelada iba en el congelador.

6- Perderme en las rebajas de verano y de invierno, comprando ropa baratísima pero demasiado pequeña para usarla.

7Llegar tarde, a mi primer curso de francés por haberme tomado el bus en la dirección contraria y volver a pie (corriendo).

8- Olvidar los pasajes (sobre la mesa), de nuestras primeras vacaciones en pareja y saberlo dentro de un tren que "no paraba en todas", mientras veía la cara de mi señor marido y como se volvía blanca.

9- Practicar (y practicar) mil veces la U francesa para poder, comprar "Une baguette". 

10- Perder muuuuucho tiempo en el supermercado, tratando de elegir un paquete de galletitas dulces, en una góndola que no tenía fin.

11No saber si debía decir, "buenas tardes" o "buenas noches" a la 17h cuando ya no había sol.

12- Gastar fortuna en teléfono cuando todavía no existía, el "boom" de Internet.


13- Salir sin paraguas cuando en París, siempre llueve.


14- Comer ostras, sólo para caerle bien a mi suegra. 


15- Nunca llorar por la distancia hasta que naciera, mi primer hijo

16- Imaginar que a 11000 km, mi padre seguía vivo.


17- Sentir que la distancia no te olvida y te acerca más que nunca a tus raíces.


18- Que mis cariños tan lejos de casa, siempre fueron y serán, mi fuerza.

19- Que todo lo que comenzó de a poco, ha dejado una enorme huella en mis recuerdos...

20- 10 AÑOS  EN PARÍS Y AHORA EN NIZA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)