jueves, 10 de diciembre de 2015

Un mensaje desde el cielo.





Cuando se funda 

En tu mano la nieve que desvista mi cielo
Y el destello de una de tus sonrisas
Hagan eco en la cima mi montaña
Te veré estática, pequeña y adulta
Como si hubiera vivido a tu lado
Admirando la hermosura
De las flores que nacían
A lo largo de aquellos prados,


Pisando juntos el ruido de la escarcha
Sobre caminos sin hojas
Que clamaban el calor de un verano.



Y aquellos sentimientos
Transformaban el tiempo en recuerdos


Pidiendo que no creciera
Pidiendo que no envejecieras.

Tatuando con tinta roja 
Tu cariño en mi alma.


No volveré, lo sabes,
Aunque el pasado insistente
Renazca la peor de tus tristezas
Sabiendo que aunque


Un imposible se diera
De verme sentado 
Sobre el blanco de nubes de seda.



No volveré, lo sabes


Porque nunca me he ido.
Cierra tus ojos 

Aquí estoy.





Si, lo sé la ley de la vida es esta y no lo he inventado yo porque para cada uno, la historia ya está escrita.

A raíz de esta bella época donde la familia es el símbolo irreemplazable y lo que hace que la navidad tenga más de un sentido. Dedico esta poesía, a aquellos que hayan perdido un ser querido.













No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)