miércoles, 28 de mayo de 2014

El Antes Y Después ( De Una Mujer Expatriada).



Expatriada


Seguido, tiendo a comparar mi vida de ahora con aquella de antes. Esa que el destino dejó a 11000 km de distancia, la que a su vez me acompaña cada día, las que los recuerdos mantienen latiendo varios sentimientos, que se aferran con tanta fuerza que generan pensamientos paralelos.



Pensar que en mi venida a París, el objetivo era tan claro que no había lugar para los miedos. Muy dentro mío y desde muy joven, fui "tejiendo" inconscientemente un destino que no estaba escrito en Argentina pero no podría explicarlo. Sólo recuerdo como en mis viajes en tren de varios minutos, rumbo a mis estudios, soñaba despierta con una vida lejos y como volvía de visita con mis hijos pequeños, hablando en otro idioma pero no pensaba, ni buscaba irme. Pero al final, la vida armaría las piezas del imaginario que inventaba un presente, donde el futuro se encargaría de demostrar que los sueños y la realidad, son dos cosas diferentes.

Así, con dos pies en Francia, una maleta y "un amor" como motivación, me lancé a la conquista del mundo, me sentía fuerte, poderosa, grande como un elefante, dispuesta a aprender el francés en dos días, a no morirme de frío en pleno invierno, a mojarme todos los días bajo la lluvia insistente de París, a olvidarme de sol, a descubrir que podía vivir lejos de los míos y a no llorar con los tropezones de la expatriación. 

Mi familia política, me facilitó la vida. Mi suegra, fue el remedio a la ignorancia y aprendí casi todo con ella. No fué fácil, bueno nada lo es. Pero prepararme para el cambio, fue importante y yo lo hice durante mi vida y durante lo seis meses que preparé mi viaje, antes de dejar todo por amor. 

Y me llevó años, aprender un nuevo sistema de salud, como rellenar papeles, pagar impuestos, tramitar documentos. Todo empieza con otro idioma pero todo sigue, no termina ahí y se transforma en un aprendizaje de cero y casi de por vida. 


sábado, 17 de mayo de 2014

La amistad que refugian las letras.






En algún lugar del mundo,
Los dedos acarician aquellas letras,
Que dan vida a las palabras,                      
Que vestidas de frases sinceras,
Viajan a un solo destino,
El corazón...

Emociones que delatan sonrisas,
En el sinfín de frases compartidas,
Que transportan varias miradas, 
Donde la imaginación privilegia, 
El poder donde sólo,
Logramos...soñar.

Y la tecnología tan frívola,
Si la miras de lejos,
Se ilusiona de verte tan cerca,
Y los mensajes, dulcemente,
Acarician el alma, 
De todo aquel, 
Que lo necesita,
Volviendo apretaditos,
En alguna respuesta,
Cuando Tú eres, 
Quien lo necesita.

lunes, 12 de mayo de 2014

Bruja por un dia.



He decidido...Conservar la mejor "Hadita" que hay en mí, la mayor parte del tiempo pero en situaciones extremas, cargados de malas ondas pues mi brujita "bien aimée"*, una especie de "hechizada" de los años 60 pero sin nada de magia y con una sonrisa que se impone como poder.  Salgo sin escoba, ni sombrero por las calles donde muchas veces, me tengo que armar de paciencia y donde muchas veces no puedo...
La arrogancia de algunos muchos que de pronto tienen ha llevarse el mundo por delante, pierden en el camino de ida, mis buenos días, haciéndome creer que soy la sola que me inspiro de una bella mañana y de un buen humor que poco a poco, entra en agonía....



Una visión positiva, mi hijo, me anima a olvidar las pavadas pero en un pasaje de una vereda estrecha, escucho el soplido cansado de antemano, de alguien que me deja pasar. Mi brujita me obliga a pasar lentamente y luego mi Hadita en plena guerra armadísima de un "merci"*, aparece y me sorprende. 

Pero la batalla toma la delantera y con el lápiz que escribe la mente, voy tomando nota:
-Odio que en la panadería no me den las monedas del vuelto en la mano y que me dejen al mejor estilo percha, colgada.
-Difícil se me hace, tener que escuchar a personas que se quejan y que padecen el SDTL ( Síndrome De Tenerlo Todo) y que nunca están contentas, derrumbando con una palabra el castillo que construyen, los que sí, quieren soñar.
-Sé que las relaciones humanas son difíciles como sé que cada uno tiene una vida y que en ella, hay un sin fin de problemas y cuestiones personales.
-Si, lo sé, tampoco le debemos nada a nadie y por tal razón todos, somos un poco egoístas y nos puede valer poco o nada lo que no dé, un desconocido.
-Sé que pueden doler las mejillas, si sonreímos a cada uno que no nos vea como un espejo y no elija copiarnos.
-Sé que si alguien tiene un mal día, quizás haga falta que el otro lo note.
-Sé que muchos buscan un culpable, cuando no lo hay para evadirse del problema que está en ellos mismos.
-Sé que es mas fácil enojarse si llueve, si esta nublado y ya que estamos si sale el sol.

No les ha pasado? Entrar en una tienda y sentirte tan bien atendido que el deseo de comprar todo se presenta, súbitamente? 
O... Habrás sentido, las ganas de salir corriendo cuando sientes que molestas con tus preguntas?
Esta claro que siempre habrá algo que nos enoje, que nos de bronca, que todos tendremos días grises pero sería mucho mas agradable, si cada uno dejara los problemas en casa o en una caja. Claro que hablo de un ideal y después de todo vivimos en un mundo imperfecto y todo eso forma parte del ser humano.

Es por eso que no espero lo contrario.
 Sin embargo a mi Bruja, la dejo salir de vez en cuando, es como un escudo, si eso, donde me protejo de todo eso que me no acepto de la sociedad y desgraciadamente la necesitamos en esta selva para "sobrevivir" aunque suene exagerado, es así como lo veo porque la buena onda atrae la buena onda y la mala solo la mata...



*Bien aimée = Querida.
*Merci= Gracias. 



viernes, 9 de mayo de 2014

Heroínas que dan vida.




Tus sospechas confirman la noticia
Del milagro de una vida, 
que en tu vientre comienza a crecer.
Los sentimientos crean un mundo de ilusiones,              
Entre la felicidad y muchos miedos
De todo aquello que tendrás que aprender.
Las hormonas en plena revolución
Juegan sin ti una carrera,
El cansancio, los mareos, la ansiedad,
Rigen emociones severas,
Alimentan catorce semanas  
Donde sientes, nunca ver un final.

Noventa días han pasado,
Y tu vientre se empieza a notar,
Atrás han quedado las náuseas  
y las ganas de querer vomitar.
La plenitud de una futura madre,
Jamás se podrá comparar,
Los preparativos, las compras, 
Y una vida que como en un sueño,
Casi casi, puedes tocar.

Las contracciones del dolor mas bello
Anuncian que ha llegado el día,
Y tu hijo nacerá.
Un parto...varios gritos y una vida.

Felicidades, ya eres mamá!

A todas, aquellas...

-Que dejan en "standby" sus proyectos personales y se dedican con amor, a ser mamas a tiempo completo.
-A las que cada día trabajan y no dejan de ser el resto; mujer, amas de casa, esposa.
-A las que luchan solas por elección o imposición porque algún cobarde, se privo del placer de ser padre.
-A ellas que desbordan de amor, en una familia numerosa.
-A las que han sufrido en un parto o llevan la marca de una cesárea y no por eso no deja de ser, la mas maravillosas de las experiencias.
-A todas ellas que son madres del corazón pero MADRES con todas las letras.
-A todas y a cada una que no siempre tienen, el reconocimiento que tanto merecen.



A todas esas HEROÍNAS.

                  Felicidades!!! 


Mayo es un mes de homenaje para muchas madres...en el mundo.
























sábado, 3 de mayo de 2014

Una princesa, llamada Mamá.


Princesa



Había una vez, una ciudad que existía en los cuentos, tanto como en la vida real. Un lugar, donde el romanticismo era capaz de pegarse a la piel, de todo aquel que se dejara llevar por el encanto de su hermosura de varios siglos, todo el mundo la llamaba París y en ella, vivía una mujer, que cada mañana se levantada con los minutos puestos, lista y preparada para afrontar lo que el día le pedía por encargo, entres citas precisas marcadas de antemano y otras que sumadas a la espontaneidad, dejaban un poco de lado la rutina pero jamás, un día vacío.


Su vida, estaba llena de horarios, lo sabía porque varias veces, su  mirada se perdía al ritmo del tic tac de un reloj que marcaba un miedo súbito de perderse de vista algún que otro segundo pero al menos, desde la llegada de sus hijos, el despertador se había transformado, en un completo extraño. 

La luz del amanecer
 y el canto de uno de los peques anunciando la mañana, no le daban tregua, a esas ganas de estirar un poco más, ese rato pegajoso que invita a dejarnos perdidos, entre dos almohadas.
 Noooo!!! El punto de partida estaba dado y no terminaría hasta que el sol, apagara su luz.