viernes, 26 de diciembre de 2014

Nos vemos en enero!




miércoles, 3 de diciembre de 2014

Un milagro para navidad.





Era un invierno crudo, raro de frío intenso que dejaba la imaginación de sus dedos dibujados en la ventana y al ritmo en el que se frotaba las manos, las luces de colores del árbol de esa navidad, titilaban en su espalda.

La noche era clara y la mirada de Julia, se perdía en un número incontable de estrellas, en un cielo que no tenía nubes donde todas brillaban pero una, brillaba más que todas. Fueron segundos en los que estática, se dejó llevar en un viaje fugaz de pensamientos, recapitulando su vida, donde en un sólo suspiro, cerró sus ojos.

Recordó las navidades de otras épocas, donde Père Noël*pasaba y donde otras no, donde lo importante no era el valor de los que escondía el papel, sino esos momentos vividos.
Recordó...aquella mesa que abrigaba las comidas caseras, donde no había lujos y donde no hacían falta. Escuchando las risas espontáneas de quien sabía hacer reír ;-)  (Todavía sonríe)
La cena duraba horas y las horas parecían cortas. Las charlas se acoplaban, unas detrás de otra
jamás cansadas, inventando la noche perfecta et a con la certeza de un bello recuerdo.
La medianoche la copa en alto, el abrazo y el deseo de una Feliz Navidad, iluminaban el cielo con fuegos artificiales.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Sus pasos ya no son los míos...Te amo!





En silencio...
                                 Dejaba entrever                                    
A penas su carita.

Tímida...
Envuelta en una sonrisa
De mil cariños
Quería asomar la naríz
Como en un amanecer
Sin desperdicios.

Y la vi...
Enterita pero lejos
Mientras,
Mis palabras
Se inundaban de emoción
Y el corazón escondía
Alguna que otra lágrima.

Animada...
Por el amor de madre
Intentó dar un paso
Y luego otro,
Olvidando poco a poco
El miedo que la ataba al piso.

Sola...
Frente a mí
Levantó sus brazos al cielo
Sola...
Frente a ella
Levanté los míos.

Juntas en su único destino
Mi dulce abrazo,
La escuché reír,
Sintiendo ambas el orgullo
Ese, que no siempre es malo.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Viviendo Con Un Súper Héroe!




En lo profundo de un sueño,
De los que cree dormir una madre,
Un sexto sentido o los gritos de mi hijo
Me desvelan...

Con paso torpe,
Las paredes amortiguan el pasaje
Y en un minuto siento,
Como si sola corriera,
Hacia un insólito rescate.

Lo observo....
Aun duerme en la imaginación,
De sus encuentros de autodefensa,
Con puñetazos y pataletas
                              Donde los malos de su historias,
                              Impiden que juntos logremos,
                              Una justa tregua.

miércoles, 22 de octubre de 2014

Mi Madre Viene En Abril, No Es Un Sueño ( O quizás si!)


Un día cualquiera...
O mejor dicho 1056 días,
Parada frente al espejo,
Con la mirada fija,
En el pasado inconsciente,
Que descubren mis tiernos recuerdos,                
Floreciendo insistentes y de a poco...
Los pensamiento que duermen,
Que logran el objetivo
Donde TODO....
Se siente que duele menos.

Sentimientos dulces y amargos
De un puro reencuentro,
Tan Físico, tan verdadero...
Donde los abrazos estrujones,
Tan típicos de mi madre,
Me dejaran impregnada
De su aroma en mi cabello,
O donde los latidos agitados
Y al galope...
Evitaran dejar libre, al egoísmo.
Encarcelando gritos
En una mirada empañada.
Dejando libre un camino,
Hacia delante,
Sin jamás volver atrás. 


jueves, 9 de octubre de 2014

La Boda Perfecta.








La mirada dibuja el relieve
De las flores que decoran
La pradera.
El blanco del satén de las sillas
Se visten de las hojas verdes
Qué la brisa susurraba en primavera.          
El vestido con apliques de ternura
Se funde en el aroma
Pretencioso de las rosas.
Su mano refugiada por otra
Inhibe sus pasos 
Y ahoga las palabras.
El silencio...
Se entrelaza, 
Se amortigua,
Insistente de 
Varios sentimientos...
Y el corazón retumba extasiado
Descontrolado
Hacia un solo destino, 
Que grita de a dos...
La música refleja el pasado,
De una vida que hasta parece vieja
Y revive con una sonrisa 
A la esperanza en un futuro 
Que no exige certezas.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Un Nuevo Camino.





 Pareciera que fue ayer, 
 Que con un nudito en el estómago 
 Contaba los pasos,
 Hacia su futura independencia,
 Lejos de mis brazos exagerados protectores,      
 De sus lágrimas parte de las mías,
 De sus primeros pasos,
 De mis inseguridades de madre primeriza.

 A 334 metros, 
 A 5 minutos y 25 segundos, 
 A una cuadra y media ( En argentino) 
 El crecía y aprendía con otros niños 
 Mientras... Yo, 
 Aprendía lo que era ser,
 Algo más que una madre.
Y en el trayecto,
Que el tiempo va dibujando
Con un solo destino...Madurar
Vamos asumiendo como se puede, 
Los cambios, varios de ellos positivos.
Que nos llenan de orgullo,
A los que vamos poniendo nombre
O solo llamamos...HIJO.

martes, 29 de julio de 2014

Experiencias Vividas ll ( Fuego Fuegooo!)



  Por enésima vez (Juro que es cierto) me disponía a mirar un programa de tv, llamado "l'amour est dans le pré"*.
Bien instalada en la cama y con teléfono en mano, dado que aun no teníamos internet. Me acurruqué dentro de la almohada, donde solo había reservado algunas fuerzas destinadas a parpadear, luego de un día, repleto de ajetreos infantiles y de madre, claro.
 Fue en ese preciso momento, en ese exacto, que el que el griterío de la gente, de los perros y de las sirenas, me tiraron de lo que, casi casi se parecía, a un descanso.
Parada frente a la ventana, el despliegue de bomberos, camiones hicieron que se me aflojaran las piernas.

Todo indicaba un incendio
pero la confirmación la tendría de la parte de mi marido, a quien 10 minutos antes, había arrebatado de un sueño profundo.
 Si, detrás de un edificio y de difícil acceso, el olor de las cosas quemadas y del humo se acoplaban a los nubarrones y de paso intentaban filtrarse dentro de casa.
La gente alborotada y curiosa, hacían que todo pareciera, el doble de exagerado.
Bien, que suelo exagerar, pues esta vez prefería no hacerlo.
Colgada en la ventana, en primera plana, el tiempo se hizo largo. Demasiado para seguir mirando el reloj.
Mientras, mi mirada se perdía no tan lejos, en un edificio y cuatro departamentos, que el fuego había masacrado el año anterior.

miércoles, 25 de junio de 2014

Por el poder de una madre ( Los hijos).


Súpermamá





Pensar, que luego de mis experiencias como mujer expatriada para alcanzar varias, de las tan dichosas metas donde los problemas parecían "gravisísimos", donde las soluciones solo las tenía el tiempo y donde la paciencia, se negaba a hacerme compañía. Luego de un sinfín de tropezones o de mis caminatas con dos pies izquierdos, donde no creía lograr nada y donde al final poco a poco, sin darme cuenta, lo iba logrando todo. 

En ese instante, en ese preciso momento, cuando la cúspide era mía y de nadie más, otra nueva etapa asomaría la nariz, luego de varios meses dentro de mi vientre...
La maternidad.

Pero no hablo de la maternidad, en la divinura* de traer un hijo al mundo o varios, sino más bien, del "processus"*de adaptación, en el camino estrecho de una mujer junto a una madre o más bien ambas al mismo tiempo, que dicho sea de paso, se pelean por ocupar un sólo e único espacio. Inventando un equilibrio dentro de una misma persona y olvidando seguido que ante todo, somos seres humanos con necesidades pero con capacidades incomprendidas hasta para el hombre, valoradas por algunos, ignoradas por muchos otros.


Ilustración Marie Crayon



Si empiezo desde el principio, la primera vez que me dolió ser madre, fue cuando la necesidad llamó a mi puerta y con poca sutileza me enseñó que mi peque, necesitaba estar en contactos con otros niños como a su vez, mi "Yo interior" hacía un buen rato, venía insistiendo con un poco más de tiempo para estar juntos. Pero no fue fácil encontrar un lugar en las llamadas escuelitas ( Como las llamo con cariño), aquí como en muchos países supongo, lograr obtener un lugar, es como jugar y ganar la lotería.
Y aunque nosotros no pedíamos demasiado, solo algunas horas, esperé más de 6 meses hasta tener una respuesta positiva.
Pero no podría hablar mal de ella, ni por el tiempo esperado ni por nada, algo por lo que hago una reverencia a Francia, en uno de sus varios aspectos que no merecen reproches y por el cual mis hijos crecen con mi absoluta confianza

Sin embargo, esa guardería sería, en sus comienzos mi peor pesadilla pero se transformaría fácilmente, en mi única salvación debido a la privación que otorga vivir en otro país, cuando te aleja de tu propia madre o de las manos dispuestas en plena necesidad.
 Pues si, ese es el precio a pagar pero déjame contarte un poco más y descubrirás que en la aventura de expatriarse, el poder de una mujer, sólo se intensifica. 

En los primeros días de adaptación, la separación me generó un mar de sensaciones, mientras mi peque partía feliz hacia una nueva aventura, yo, me desgarraba por dentro, era como si la extensión se mi cuerpo que pegadito había vivido junto a mi, emprendía el vuelo hacía otros brazos, dejándome el desamparo desmedido.

Las vueltas a casa, en medio de la soledad y el no saber que hacer, ocupaban el tiempo y las manos, arreglando los placares de la cocina como si a la vez, intentara acomodar alguna que otra idea.
La música, cantaba de fondo, mis lágrimas de madre en plena culpa por el acto de abandono que había procurado o la separación que debía afrontar interiormente de mamá apegada, que nadaba a su vez, en esa madurez que ahogaban mis penas con la sensación de sentir que uno nunca termina uno de crecer, ni siquiera cuando se es madre como a su vez, darme cuenta que "eso" nadie me lo había dicho o que por "eso" justamente nadie, me lo había dicho.
Y aunque no logré, acomodar las ideas es esas horas, puedo asegurarles que mis placeres nunca estuvieron tan ordenados.

Poco a poco lo fui logrando, no se cómo o más bien si, lo hijos crecen y no hay vuelta, es un camino que no tiene retorno, o avanzas o te estancas, pues yo, elegí avanzar y en menos de un mes y poniendo mucho de mi parte pero muucho pude aceptar y asumir las buenas opciones. Acurrucando algunas tardes mi rol de madre, mientras pasaba tiempo con mi rol de mujer, donde aprendí a dedicarme tiempo, a descubrir los derechos que tenemos todas y donde no hacer nada, también cuenta, aunque a eso le llamemos "un ratito".

Pero mientras la simbiosis, de mujer-madre se entendían o trataban. La vida en colectividad de mi peque, haría su aparición, en un estelar sin precedentes y lo virus acoplados unos detrás de otros, entraron de las manos de mi hijo y por la puerta grande de casa.

Lo sabía! él debía pasar por eso, esa sería "la bienvenida" a un mundo que nada tenía que ver con el que yo, le había inventado desde su nacimiento. No quedaba más que contar las horas para verlo en forma y recuperado.

Pero el cansancio arrasaba con mis defensas y descubrí a lo crudo, lo que era ser mujer-madre pero sobretodo lo que era ser una "super mamá" pero cuidado! No hablo de la madre que logra todo o casi, en ese área yo hace tiempo, también me he proclamado, maternalmente imperfecta. Sino más bien, el descubrir, de esa fuerza que nace de las entrañas cuando el cuerpo dice: No estoy bien. Y a pesar de todo tener que seguir...

Fueron pocas las veces, que me he enfermado ( toco madera) pero recuerdo como una vez arrastrando el alma, he llegado a la escuelita, verde por dentro y con ese sudor en pleno invierno con los dientes que aprietan fuerte los labios, mintiendo por fuera el malestar que apenas me tenía en pie, aguantando , aguantando para llegar a casa y envolverse en el abrazo de las sábanas, mientras en el camino la mente me dictaba: Por qué mi madre vive tan lejos, por qué mi madre vive tan lejos o por qué mi suegra pasa siempre, cuando estoy bien o cuando la necesito menos, ja!

Pero eso, no es todo, durante este último mes he superado, anginas, cansancio extremo, una pre-mudanza y un marido con exceso de trabajo.
Pero lo bueno en todo esto, es que he sobrevivido.... La prueba? Me estás leyendo y aunque se que no será la última vez. Puedo afirmar que soy, una "super mamá" como lo eres tú, lejos o cerca de casa con más ayuda externa o con menos.

Y si me permites aparte de escribir, que siento me hacia falta...

AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!
POR EL PODER DE UNA MADRE! 

Misssss hijosssssss!


Uffff, gracias, lo necesitaba!


*Processus: Proceso.
*Divinura: Divino.

Pd: Agradecida a la escuelita de mi hijo, en reemplazo de mi madre en épocas duras y de alegría. 
Y en el último año de mi peque, creo que lloraré un poquito, pero de emoción.

miércoles, 11 de junio de 2014

Experiencias Vividas ( Primera parte de varias)



Expatriada








Todo, comenzaría en la panadería. Mis peques y yo esperábamos nuestro turno, detrás de la fila larga de gente, acoplada a la vitrina que exhibía los delicioso "pastelitos", esos vestidos para todos los gustos que destacan tanto, la pastelería francesa y que poseen el encanto necesario para dejar soñando, a cualquier estómago. 
Fue un poco antes de nuestro pedido que la conversación de la panadera y una cliente asiática, llamaría mi atención:

Cliente: Quisiera un "Everest", por favor.
Empleada: Un....qué?
Cliente: Un e v e r e s t !  
Empleada: Ahhhh usted quiere un Everest y NO un Everest!

Ahora bien, te preguntarás, dónde está la diferencia en lo que has leído, pues déjame decirte que estas en lo cierto...Ninguna!

Mientras la empleada que en frente mío y en en primera plana, le daba un giro de 360 (grados) a la mirada, como agotada del sobre esfuerzo innecesario por entender lo que estaba claro...Porque el mundo y yo habíamos entendido que lo que la dama pedía era un pastel con el mismo nombre pero que evidentemente, no se trataba de la muy conocida montaña pero quedaría aun más claro, que entre la adaptación y el aprendizaje de cada día, la valiosa seguridad en uno mismo, es lo primero que se puede perder, durante la vida lejos de casa, gracias a la gente que apunta con el dedo para hacer notar la diferencia, incluso cuando no hace falta. 



Recuerdo la vez, que mi suegra me obligara medio en broma, a pedir un "chausson aux pomme" con todos los artilugios de cortesía y la vergüenza que dejara la mala pronunciación, juntos con el mal sabor de boca. 
Así, revivió "la case depart*" de mis años en pleno aprendizaje "eterno".
Todavía recuerdo el "allez, ma chérie*" , tu puedes! Como cuando se le habla a un pequeño. Cierto, debía aprender todo de cero pero esa etapa, creía haberla superado en el jardín de infantes, cuando uno aprende poco a poco a expresarse.

miércoles, 28 de mayo de 2014

El Antes Y Después ( De Una Mujer Expatriada).



Expatriada


Seguido, tiendo a comparar mi vida de ahora con aquella de antes. Esa que el destino dejó a 11000 km de distancia, la que a su vez me acompaña cada día, las que los recuerdos mantienen latiendo varios sentimientos, que se aferran con tanta fuerza que generan pensamientos paralelos.



Pensar que en mi venida a París, el objetivo era tan claro que no había lugar para los miedos. Muy dentro mío y desde muy joven, fui "tejiendo" inconscientemente un destino que no estaba escrito en Argentina pero no podría explicarlo. Sólo recuerdo como en mis viajes en tren de varios minutos, rumbo a mis estudios, soñaba despierta con una vida lejos y como volvía de visita con mis hijos pequeños, hablando en otro idioma pero no pensaba, ni buscaba irme. Pero al final, la vida armaría las piezas del imaginario que inventaba un presente, donde el futuro se encargaría de demostrar que los sueños y la realidad, son dos cosas diferentes.

Así, con dos pies en Francia, una maleta y "un amor" como motivación, me lancé a la conquista del mundo, me sentía fuerte, poderosa, grande como un elefante, dispuesta a aprender el francés en dos días, a no morirme de frío en pleno invierno, a mojarme todos los días bajo la lluvia insistente de París, a olvidarme de sol, a descubrir que podía vivir lejos de los míos y a no llorar con los tropezones de la expatriación. 

Mi familia política, me facilitó la vida. Mi suegra, fue el remedio a la ignorancia y aprendí casi todo con ella. No fué fácil, bueno nada lo es. Pero prepararme para el cambio, fue importante y yo lo hice durante mi vida y durante lo seis meses que preparé mi viaje, antes de dejar todo por amor. 

Y me llevó años, aprender un nuevo sistema de salud, como rellenar papeles, pagar impuestos, tramitar documentos. Todo empieza con otro idioma pero todo sigue, no termina ahí y se transforma en un aprendizaje de cero y casi de por vida. 


sábado, 17 de mayo de 2014

La amistad que refugian las letras.






En algún lugar del mundo,
Los dedos acarician aquellas letras,
Que dan vida a las palabras,                      
Que vestidas de frases sinceras,
Viajan a un solo destino,
El corazón...

Emociones que delatan sonrisas,
En el sinfín de frases compartidas,
Que transportan varias miradas, 
Donde la imaginación privilegia, 
El poder donde sólo,
Logramos...soñar.

Y la tecnología tan frívola,
Si la miras de lejos,
Se ilusiona de verte tan cerca,
Y los mensajes, dulcemente,
Acarician el alma, 
De todo aquel, 
Que lo necesita,
Volviendo apretaditos,
En alguna respuesta,
Cuando Tú eres, 
Quien lo necesita.

lunes, 12 de mayo de 2014

Bruja por un dia.



He decidido...Conservar la mejor "Hadita" que hay en mí, la mayor parte del tiempo pero en situaciones extremas, cargados de malas ondas pues mi brujita "bien aimée"*, una especie de "hechizada" de los años 60 pero sin nada de magia y con una sonrisa que se impone como poder.  Salgo sin escoba, ni sombrero por las calles donde muchas veces, me tengo que armar de paciencia y donde muchas veces no puedo...
La arrogancia de algunos muchos que de pronto tienen ha llevarse el mundo por delante, pierden en el camino de ida, mis buenos días, haciéndome creer que soy la sola que me inspiro de una bella mañana y de un buen humor que poco a poco, entra en agonía....



Una visión positiva, mi hijo, me anima a olvidar las pavadas pero en un pasaje de una vereda estrecha, escucho el soplido cansado de antemano, de alguien que me deja pasar. Mi brujita me obliga a pasar lentamente y luego mi Hadita en plena guerra armadísima de un "merci"*, aparece y me sorprende. 

Pero la batalla toma la delantera y con el lápiz que escribe la mente, voy tomando nota:
-Odio que en la panadería no me den las monedas del vuelto en la mano y que me dejen al mejor estilo percha, colgada.
-Difícil se me hace, tener que escuchar a personas que se quejan y que padecen el SDTL ( Síndrome De Tenerlo Todo) y que nunca están contentas, derrumbando con una palabra el castillo que construyen, los que sí, quieren soñar.
-Sé que las relaciones humanas son difíciles como sé que cada uno tiene una vida y que en ella, hay un sin fin de problemas y cuestiones personales.
-Si, lo sé, tampoco le debemos nada a nadie y por tal razón todos, somos un poco egoístas y nos puede valer poco o nada lo que no dé, un desconocido.
-Sé que pueden doler las mejillas, si sonreímos a cada uno que no nos vea como un espejo y no elija copiarnos.
-Sé que si alguien tiene un mal día, quizás haga falta que el otro lo note.
-Sé que muchos buscan un culpable, cuando no lo hay para evadirse del problema que está en ellos mismos.
-Sé que es mas fácil enojarse si llueve, si esta nublado y ya que estamos si sale el sol.

No les ha pasado? Entrar en una tienda y sentirte tan bien atendido que el deseo de comprar todo se presenta, súbitamente? 
O... Habrás sentido, las ganas de salir corriendo cuando sientes que molestas con tus preguntas?
Esta claro que siempre habrá algo que nos enoje, que nos de bronca, que todos tendremos días grises pero sería mucho mas agradable, si cada uno dejara los problemas en casa o en una caja. Claro que hablo de un ideal y después de todo vivimos en un mundo imperfecto y todo eso forma parte del ser humano.

Es por eso que no espero lo contrario.
 Sin embargo a mi Bruja, la dejo salir de vez en cuando, es como un escudo, si eso, donde me protejo de todo eso que me no acepto de la sociedad y desgraciadamente la necesitamos en esta selva para "sobrevivir" aunque suene exagerado, es así como lo veo porque la buena onda atrae la buena onda y la mala solo la mata...



*Bien aimée = Querida.
*Merci= Gracias. 



viernes, 9 de mayo de 2014

Heroínas que dan vida.




Tus sospechas confirman la noticia
Del milagro de una vida, 
que en tu vientre comienza a crecer.
Los sentimientos crean un mundo de ilusiones,              
Entre la felicidad y muchos miedos
De todo aquello que tendrás que aprender.
Las hormonas en plena revolución
Juegan sin ti una carrera,
El cansancio, los mareos, la ansiedad,
Rigen emociones severas,
Alimentan catorce semanas  
Donde sientes, nunca ver un final.

Noventa días han pasado,
Y tu vientre se empieza a notar,
Atrás han quedado las náuseas  
y las ganas de querer vomitar.
La plenitud de una futura madre,
Jamás se podrá comparar,
Los preparativos, las compras, 
Y una vida que como en un sueño,
Casi casi, puedes tocar.

Las contracciones del dolor mas bello
Anuncian que ha llegado el día,
Y tu hijo nacerá.
Un parto...varios gritos y una vida.

Felicidades, ya eres mamá!

A todas, aquellas...

-Que dejan en "standby" sus proyectos personales y se dedican con amor, a ser mamas a tiempo completo.
-A las que cada día trabajan y no dejan de ser el resto; mujer, amas de casa, esposa.
-A las que luchan solas por elección o imposición porque algún cobarde, se privo del placer de ser padre.
-A ellas que desbordan de amor, en una familia numerosa.
-A las que han sufrido en un parto o llevan la marca de una cesárea y no por eso no deja de ser, la mas maravillosas de las experiencias.
-A todas ellas que son madres del corazón pero MADRES con todas las letras.
-A todas y a cada una que no siempre tienen, el reconocimiento que tanto merecen.



A todas esas HEROÍNAS.

                  Felicidades!!! 


Mayo es un mes de homenaje para muchas madres...en el mundo.
























sábado, 3 de mayo de 2014

Una princesa, llamada Mamá.


Princesa



Había una vez, una ciudad que existía en los cuentos, tanto como en la vida real. Un lugar, donde el romanticismo era capaz de pegarse a la piel, de todo aquel que se dejara llevar por el encanto de su hermosura de varios siglos, todo el mundo la llamaba París y en ella, vivía una mujer, que cada mañana se levantada con los minutos puestos, lista y preparada para afrontar lo que el día le pedía por encargo, entres citas precisas marcadas de antemano y otras que sumadas a la espontaneidad, dejaban un poco de lado la rutina pero jamás, un día vacío.


Su vida, estaba llena de horarios, lo sabía porque varias veces, su  mirada se perdía al ritmo del tic tac de un reloj que marcaba un miedo súbito de perderse de vista algún que otro segundo pero al menos, desde la llegada de sus hijos, el despertador se había transformado, en un completo extraño. 

La luz del amanecer
 y el canto de uno de los peques anunciando la mañana, no le daban tregua, a esas ganas de estirar un poco más, ese rato pegajoso que invita a dejarnos perdidos, entre dos almohadas.
 Noooo!!! El punto de partida estaba dado y no terminaría hasta que el sol, apagara su luz. 



viernes, 25 de abril de 2014

El poder del amor.






Con mi primero hijo, las cosas se presentaron de otro modo por eso de los miedos, síntoma de cualquier madre primeriza. Pero los míos, no estaban proyectados en el futuro-futuro, sino más bien en el presente.
Pienso, que todo lo nuevo que mi cuerpo estaba organizando, al mismo tiempo que creaba otra vida, me dejaban la mente colmada de preguntas. La idea de la perdida era algo recurrente pero inconsciente ¿ Me explico? pero eso lo supe después, cuando el baby blues* hizo su aparición, fue en ese entonces que realicé el porque de esas cosas que en su momento, no tenían explicación y aprendí mucho de lo malo pero mucho más, de mi misma.           

El enojo, destinado a aquellos sentimientos que se habían entrelazado, tropezado y en el medio de una maraña habían intentado varias veces ponerse de pie, se sentían exhaustos. 

Creo que durante esa etapa, en la que vivía concentrada buscando la fórmula de una madre perfecta, cegada y negada a ver la realidad tal y como era, impedían escuchar lo que el corazón tenía para decir y en ello, comprender que lo que estaba atravesando, era el duelo tardío de mi padre pero no, ese dolor que llama al recuerdo de alguien que se va para siempre y que vuelve de vez en cuando con alguna fecha, sino del dolor de la perdida que se siente en ese momento preciso, en el instante que esa persona se va y se sufre el desgarro que cuesta asumir y que lleva tiempo que pensándolo bien, había evitado sin querer ( y quizás queriendo)  preparando mi viaje para instalarme en París. 


Eso, que nada tenía que ver con el nacimiento de mi hijo, ni tampoco con el nuevo "status de madre" porque a este pequeño ser, lo amaba antes de saber... Que vendría al mundo.


Por eso la vida es así y aquí, no estamos más que para aprender, sin lugares, ni horarios, ni citas precisas.



viernes, 11 de abril de 2014

Sentada aquí en mi alma...Tu ausencia.






Abril, días de sentimientos en plena guerra, entre la felicidad, la tristeza y la incomprensión. De lo que jamás tendré respuestas, de lo que nunca querré entender, de lo que tendré que aceptar, de lo que tendré que aprender.

Fechas y el día preciso que marca el tan temido adiós, el peor de todos, que no firma un hasta luego, que como en el juego de una rayuela, ruegas que la piedra, caiga sobre el númeto que trae los malos recuerdos pudiendo evitar poner los pies y pasar el tiempo de la espera, pensando en lo que tanto causa dolor y como siempre digo, tener que seguir...


La mirada que se empaña, impide a esos sentimientos insistentes que intentan describirse en mi papel y se pierde medio sola, en los recovecos de mi ventana como si de la nostalgia, pudiera encontrar un poquito tu cariño.

El nudo de la angustia que lucha por no salir, se aprieta entre los labios fingiendo la comodidad que le ofrece el alma y sin querer, debo dejar salir...como si las lágrimas tuvieran algún remedio, a esa sensación de falta eterna, de ese lugar que ha quedado vacío, que nunca nadie llenará, sólo tu ausencia con la que hoy, siento que vivo. Esa....que busca inconscientemente el cielo, cuando el azul se entrelaza en el medio de varias nubes y el calor de sol, imagina tu caricia, sin necesitad de tener una excusa, solo quererlo.

que me lees desde algún sitio como  que obtendré alguna respuestas, de los encuentros que me regalen alguno de mis sueños, cuando la impotencia no quiera llenarme de pesadillas y respiro...



Lo extraño, es que aunque sé que a esta edad envejecemos, yo siento que sigo creciendo. Y crecer sin ti, no es algo fácil.

 Los nueve años que me separan de la tragedia, no han amortiguado mis quejas y esa bien llamada bronca que en vano me pide cansada volver atrás y cambiar la historia, se refleja en las cosas que no tienen solución como un lamento que nunca se cansará de gritar en silencio pero me enseñará a demostrar y demostrarme que la fortaleza, viene de los hijos pero también de los padres, aun cuando no estén vivos. 


miércoles, 9 de abril de 2014

Meditando los miércoles II.








Decidida a cambiar la historia de mis miércoles, tome la iniciativa de poner la suerte de mi parte. Prohibí el pasaje exagerado de pensamientos egoístas, esos "benditos" que solos se ponen en marcha, los mismos que discuten entre si, para ver quien gana la última palabra y así, intentar dominar el día de paso conmigo adentro.

Fue en éste entonces, miércoles 9 de abril que con un grito sordo,  logré callarlas a todas y me tomé el trabajo, si se puede decir así de elegir aquellas con dirección correcta de todo aquello que incita lo positivo.

Así mismo, medio dormida pero cansada de seguir en la cama, luego de una noche de varias horas seguidas de un sueño profundo ( todo un milagro), verifiqué con cuidado que el pie con el que me estaba levantando, era bien el derecho.

En ese instante, no muy lejos, la impaciencia de mis hijos y del hambre, empezaban a activar la mañana.

Juntos acompañados por las ganas, nos acurrucamos en el sillón el tiempo de un cariño y luego partí a la cocina para preparar el desayuno de "todo el mundo".

Kenzo (el gato), estaba de un humor maravilloso, sin maullidos, ni rasguños mimosos, sólo medio alterado por los pájaros que cantaban cerca de la ventana pero lo suficiente como para olvidarme de cualquier molestia y poner las buenas pilas en "on" en mi y en cualquier ser humano.

Mi marido, que se veía medio perdido entre las dos almohadas y esta vez sin viaje en previsión, le otorgue una vez más el privilegio de esos 5 minutos que a él tanto le gustan.

La mañana siguió su curso, lejos de los caprichos de mi hijo mayor y una siesta sorpresa de mi hija, me permitieron terminar con todo lo que necesitaba tiempo.

Eran las 11:05h cuando el reloj nos anunciaba el momento de salir camino a la guardería. Mi hijo estaba perfecto, sin señales de cansancio extremo, ni virus intruso, ni de nada, dieron por fin su veredicto: en forma para jugar!

En el camino el calor del sol, nos molestaba un poco los ojos y la brisa que se parece tanto a las mañanas de verano , algo fresquitas, sólo me me hacían sentir que a este día, debía llamarlo: Perfecto.

Luego de algunas horas, un mensaje de mi marido, confirmaba su venida a casa, como a él tanto le gusta y como yo detesto, 20 minutos antes.
Si es cierto, si me dan a elegir, prefiero que me diga "llego en 20 minutos y no que anule al último momento". Ok a eso, se le llama ser positivo! Querrá decir que esto de la elección se pensamientos, funciona?
Ajá! pero volviendo al tema....

Poco fue el tiempo que estuvimos juntos porque esta vez, si tenía una cita "concreta" y digo bien con el pediatra por un examen de rutina.

Mientras caminaba con mi niña, recordaba el episodio que les comenté en uno de mis post, en un "miércoles, nunca viene solo" pero me quedé tranquila, cuando el doctor me contestó del otro lado y suspiré.

Todo fue de maravilla, salvo por el llanto-grito de mi hija pero bueno esto viene de familia, aquí todo el mundo le tiene miedo al médico, hasta mi marido.( shhh que nadie lo sepa)

30 minutos después y con un respiro bieeen profundo, luego de bajar la pesadilla de 8 escalones con bebe y cochecito en brazos, sentí que este día era igual otros, y que por fin la racha de malos miércoles, había llegado a su fin.



Pero...

lunes, 7 de abril de 2014

Capullo de Sol.



Pequeña crecías en su sueño,
Mientras ella, te pensaba dormida,
Imaginando miles de historias,
Donde juntas, compartían la vida.

De ese amor que todo lo crea,                           

Ellos, sembraron tu semilla,
Y lograron por concreto,
Lo que tu madre tanto pedía.

Su vientre, te presta,
El mejor de los abrigos,
Por poco tiempo ahora,
Van dibujando las últimas formas,
Que estiran la piel,
Acariciando con gracia, tu salida.

Deja,
           Que te cuente,
           Que tu inminencia,
           Delata en mi mirada,
           Alguna que otra lágrima
           Que abraza la alegría,
           Que te espero, lejos,
           Pero te espero...
           Que como pueda estaré,
           Pero estaré...
           Y que la distancia,
               Un día será, tan sólo,
               Una vieja melodía,
               Mientras, acepta el presente, 
               Donde el amor se riega
               Como si fuese una plantita,
               Es así como se vive,
               Pero también como se crece
                          Tú, pequeño capullo,
                          Que cuenta los días de una luz,
                          Y nos dejas expectantes,
                          Con la felicidad que traerá ese día,
                          Al sentir la dicha de tu vida...
                                                                         Florecer.



Pd: Capullo, bienvenida al mundo! Je vous aimes!








martes, 1 de abril de 2014

El curriculum de Francine (mamá).





________________________________________________________________________


Datos personales:

Apellido y Nombre: De Paris Francine.               
Edad: Más de 30.
Lugar de nacimiento: Mi Querida Argentina.

Formación académica:

Título: Mamá

-Colegio "Deseos de madre" 
Avenida de "Mi madre"
Buenos Aires-Argentina.

-Secundario "El orgullo de la abuela"
Calle "Los Hijos"
Montevideo-Uruguay.

-Universidad "Amores ausentes"
Esquina "Mi Abuelo" y "Mi Padre"
Uruguay-Argentina.




jueves, 27 de marzo de 2014

20 cosas que no sabía de ti*







1-Que la maternidad también, se aprende de los libros.


2-Que antes de aceptar un trabajo, debía antes, preguntar el suelo.


3-Que debía evitar,  pasar el día haciendo la limpieza, si de todos modos mi suegra la haría, durante su visita.


4-Que recibía más llamados, cuando sabían que andaba mal pero muchas menos, cuando andaba bien.


5-Que si mi madre me daba varias "mmm" como respuesta, confirmaría lo que había dicho como pregunta.


6-Que si la noche era corta, el día seria muuuuuy largo.


7-Que si todas las puertas se cerraban podía abrir una ventana, mirando el cielo.

8-Que el amor lo resuelve casi todo porque no paga las deudas.


9-Que la nostalgia, muchas veces la trae el frío.


10-Que los hijos, son la fuerza indiscutible de una madre. 


miércoles, 26 de marzo de 2014

Meditando los miércoles I.







Todo empezó, hoy miércoles 26 de marzo de la mano de mi hijo mayor.
Yo, que aún me encontraba en el disfrute de uno de esos sueños semi-profundos donde se siente dormir, a la vez que se escucha, todo lo que ocurre al rededor.

Fue así que sin querer, queriendo, mis ojos todavía negados, luego del despojo de un descanso merecido, descubrieron a mi peque mas grande al lago de mi cama. Medio atontada y con la entera dificultad para distinguir la hora precisa que marcaban las agujas del reloj pero con la capacidad necesaria para distinguir la luz que apenas asomaba en la ventana, dieron por concreto que estaba sólo amaneciendo.

Con la voz dulce pero apretada entre los dientes, le pedí que volviera a su cama pero la cara de "ya he dormido 8h",me obligo a levantarme y acompañarlo hasta el sillón.

Eran las 7:15h y en el camino iba perdiendo lo que me quedaba por sueño pero no de cansancio. Rendida en su compañía y en el sillón, pensé en poder dilatar un poco más la mañana pero a los 10 minutos, me pidió la leche. Con paso pluma, para no despertar a nadie, me dirigí a la cocina pero el ruido del microondas, levanto a Kenzo (el gato) y con un maullido rotundo, comenzó su serenata.

Fue en vano pedirle que se callara (los gatos no entienden español) y en 5 minutos mi dirigía a la habitación para tomar a mi hija, dispuesta a no perderse ni un minuto más, la compañía de su hermano, ni la del gato, ni de la mía.

Mi marido dormía. Sabiendo que mañana, debe viajar por trabajo, elegí regalarle el privilegio de la cama y cerré la puerta.


Las horas que siguieron "la madrugada", todo vestía de un casi maravilla. Entre el desayuno, la micro-siesta de mi hija, el adiós a mi marido ( Hasta el mediodía) y otras idas y vueltas en casa, hicieron que solo faltaran 15 minutos para salir camino a la "escuelita"( guardería) cuando de repente, vi en el cuerpo de mi hijo un cansancio sospechoso que temblaba pero sin fiebre.


Una madre que ya tiene varios años de existencia y porque sólo hay cosas que la maternidad despierta, dieron por correcto que hoy debía quedarse en casa. Así, me quite el abrigo, el de mi hija y a mi hijo que aun no tenia los zapatos puestos, lo acosté en la cama donde se durmió instantáneamente.

Entonces, sin tiempo que perder, tomé el teléfono e hice dos llamadas: Uno para prevenir a la directora de la ausencia de mi hijo y otra para concertar una cita con el pediatra. Este último, me propuso muy generosamente el horario de las 14:30, de este miércoles tan atípico, lo cual me pareció perfecto y corté.




domingo, 23 de marzo de 2014

No soy yo...Son ellas.



Ya habrán escuchado la muy conocida frase:lo) : ¿"Quién entiende a las mujeres:-]?" Y, si bien muchas veces, les damos la razón...en silencio.
Señores, permítanme contarles que en nuestro cuerpo existe una lucha apasionada y constante de hormonas que a lo largo del mes, toman lugar en orden o desordenadas y de a ratos se vuelven incontratables y explotan y...explotamos.:9]

Cuando la semana crítica hace su aparición, el mundo se nos viene abajo:-( , la primera reacción es ufff, aquí esta:8) , cuando en realidad la reacción debería ser...genial! Bienvenida:-/ , a no ser que estés  en situación de buscar o agrandar la familia.

Para algunas se invita cuando quiere y para otras, siempre se presenta puntual para no faltar a la cita y a pesar de tener la costumbre de recibirla, pretendes no estar disponible y con poca suerte, tu vida se vuelve una organización:ty)  en función de "la muy querida"y las preguntas, sobretodo cuando eres joven y a penas comienzas a frecuentarla, se divierten contigo o sin tí, mejor dicho y los dilemas comienzan:

¿Falda o pantalón?
¿Esta semana o el fin de semana? 
¿Cancelo, las vacaciones en la playa :( ? 
¿Espero unos días más y confirmo la fecha para estar segura:8)  
O el típico deseo, que no venga ese día! Que no venga ese día! Jamas controlado.:3]  

Al final con pena y sin gloria, toca afrontarla:

# El primer y segundo día, la fatiga te sientes como si cargaras un burro es la espalda:r) , los estrógeno están por el piso, estas mas sensible :8} y sin ganas de nada, la progesterona generosa, se niega a quedarse afuera, se combina y te deja hecha un trapo:z) .
 En estos primeros días se admiten, alguna que otra cosilla dulce, "revive el moral", como me gusta llamarlo o chocolate, si prefieres ( de todos modos, mañana retomas, la dieta) aun nos sentimos un poco reacias, a los mimos pero se aceptan con moderación.:L)
#El tercero o cuarto, los días de tormenta han pasado, pero cuidado aun puede darnos alguna que otra, sorpresa:b) , a no relajarse, del todo y estar atenta.

Gracias a Dios, el sol existe y aparece luego de varios días grises, el ánimo empieza a subir, muy de a poco y aunque el espejo no nos muestra la imagen que queremos y sigamos algo molestas, empezamos a mirarnos de reojo.:7)y con otra cara.
 Vamos sintiendo que estamos en la cúspide de cualquier montaña y como todo tiene un fin (hasta la próxima vez)  la muy dichosa se despide y los estrógenos empiezan a subir:-) . 
Y así señorita belleza, hace su aparición y trae consigo el mejor momento en "todo", como depilarse el vello, sin dolor o casi.  No creo, que sea buena idea...dejar el deporte de lado en le SC*, pero si es así, es el mejor momento para retomarlo.:1]
Entre su partida y el comienzo del descenso de hormonas transcurre una semana y en ella nos sentimos divinas:fl) , sexys, con ganas de conquistar o ser conquistadas, nos reímos y la vida se perfuma "maravillosa". Olvidando con gusto, la prisión hormonal, liberada y liberadas.:da)