miércoles, 26 de febrero de 2014

¿De dónde viene la fuerza?


De tu mano calentita
Que abriga mi mano
En una tarde de invierno?                      
O
De un abrazo entre risas
En un domingo sin horarios?
O
De tus besos al final del día
Cuando siento asomar al cansancio?
O
De tus caricias que endulzan el alma
Susurrando al oído..un Te Amo?

O
Del llanto de una penitencia
Que en silencio lloro a tu lado?
O
De esas noches pasadas en vela?
O de la sonrisa que amanece cantando?
O
De esa mirada que brilla en la mía
Con el adiós de una despedida?

Tal vez...
Del amor que todo lo puede
El que no se explica
Que solo se siente.
Que no se cuestiona
Que vive latente
Que alimenta la fuerza
                                  Para jamás detenerse.



Pd...Por la fuerza de una mama i.l.i.m.i.t.a.d.a

























domingo, 23 de febrero de 2014

Nace el sol.




Tus rayos dorados
Se filtran por la ventana
Y olvidan al gris del invierno    

Que lo envuelve cada manana
Tu calor,
Tu color,
Tan vital para la vida
Se adueñan permisivas del alma
De quien sin ti
Se sentía perdida.
Una ciudad de cielo azulado
Intrigante se queda a tu lado
Y se niega a dejar a Paris
Opacada como todos los años
La esperanza apasionada
Se funde al atardecer
Esperando nacer contigo...
                                        Con el próximo amanecer.



Pd: Preciosos días en Paris, aun estamos esperando al invierno y a un mes de la primavera. Por Dios que dure!











miércoles, 19 de febrero de 2014

Los pendientes* de la abuela.




Todo empezó, con la ecografía de mi segundo bebe...
Siendo mamá de un nene, el sueño de la niña se imponía pero como cualquier mamá, hubiera amado de la misma manera, si la vida me hubiera regalado otro niño. Pero cuando el ecógrafo me confirmó el sexo, lloré las lágrimas de felicidad, de las ganas de vestir a mi pequeña en rosa con todas esas cosillas que hacen ahora y que hacen que se vean tan preciosas. Me proyecté en un futuro lejos, muy lejos, juntas caminando por alguna callecita de París, compartiendo vitrinas o en un café tomando un té sin azúcar con alguna charla de chicas.
No sé, esas cosas que piensa una madre, capaz de amar igual a los hijos, al mismo tiempo, en el que se inventan, otros momentos que en parte tienen que ver, con ese de ser nene o nena.

Imagen: "Domain public"
Como es la tradición en mi país, en América latina y por lo que se ahora, en España. Los pendientes* los vería también, en las orejas de mi pequeña.

No era un capricho, era algo que sentía y que me habia dicho a mi misma que si algún día tuviera una niña pues lo haría.
Así, mi abuela, quien hace años, había perforado mis orejas a la edad de tres semanas, me ofreció el mas bonitos de los regalos y los pendientes que compró en su pueblo, emprendieron viaje desde Uruguay, en una caja color turquesa, envueltas en papeles de colores que todo arrugadito viajaría en otra caja con destino Argentina.
En las manos de mi madre y sin abrir, fue escondida junto a chucherías que me enviaría en una encomienda express , donde el 12 de diciembre con destino hacia Paris, tomaban un avión.

Estos envíos tardan en llegar 10 días, solo que al amanecer numero 11, seguía sin llegar. En época de fiestas llame a la paciencia y sin remedio, me dije: Tendrás que esperar :-(
Los días seguían pasando y en el medio llegaba navidad entre viajes a casa de la familia, deje la esperanza en mi casa, contenta, sabiendo que a nuestro regreso mi caja estaría en el buzón.
De vuelta y con diez días pasados, la decepción me hizo un nudo en la garganta cuando al abrir," la casita de las cartas "como la llamo yo, estaba todo lo que no esperaba. Con ese dolor que se aferra a esas cosas materiales que tienen el valor del oro en sentimiento, lloré como llora una mujer cuando alguien la deja de querer. Lo sé siento que no tengo remedio con esto de las lágrimas, será que seré ¿Demasiado sensible?

Pero eso si, antes de ahogarme en mi propio, me repuse de mis emociones y comenzé a mover cielo y tierra para saber donde esta mi ansiada caja.
Reclamos de días sin respuestas, dieron al fin con un numero largo y luego de un mail que partió una tarde. A un mes, diez días, 18 horas, infinitos minutos y sobretodo un milagro ( que era lo único que me quedaba) el cartero llamó a mi puerta y mi caja, mis chucherías y los pendientes de mi abuela, al fin y por fin estaban en mis manos.
La mejor parte ya la tenía, sólo que no sabía que la historia no terminaría ahí.


domingo, 16 de febrero de 2014

Guerra de lenguas.











A decir verdad, nunca pensé que la lengua pudiera presentarse como un problema, cuando  en la vida se todos los días, parece normal.

En realidad, no son las cosas por las que uno, se come el coco antes de venir, noooo!
Sólo con el transcurso del tiempo, uno ve lo que se va ganando pero que también, lo que se va perdiendo.

Si bien antes de venir a Paris, intenté por varios medios, no venirme a "secas", el idioma, no se aprende de la misma manera con los libros que con la vida de todos los días. Fue por eso, que tuve que llorar varias lágrimas, antes de sentir que por fin estaba hablando francés y notar menos, el ceño fruncido de la gente que intenta entender lo que no entiendo o ese sentimiento de frustración que sienten los niños cuando lo que se quiere lograr, parece imposible.

     
Al principio, aprender, se vuelve una aventura excitante, que como en un parque de diversiones, se mezclan emociones diversas, que suben y bajan como en una montaña rusa donde los trabalenguas con palabras que se inventan solas o que tienen parecido fonético, dejan la cabeza a la deriva.

viernes, 14 de febrero de 2014

El amor en tiempo de padres.



El corazón conserva el tesoro
De momentos vividos en pareja
Recuerdos grabados en papel
En fotos que cuentan nuestra historia.
Tu camino,
Mi camino,
Cosecha un presente enamorado

Pequeños capullos color piel

Florecen con el paso de los años
Diez veranos,
Nueve inviernos
Conjugados lado a lado
Y el deseo de la pasión
Que juntos permanecen intactos 
Y tu amor,
Y mi amor,
Luchan por encontrar un espacio,
En detalles que no tiene días,
De sorpresas que no tienen regalos,
De besos que firman las noches
Cuando los niños están acostados.
De caricias susurrando en silencio
Cuando ambos estamos cansados.
 Pequeños momentos 
 De un amor empecinado
 Que se niega,
 En tiempo de padres,
 A sentir que muere olvidado.






































martes, 11 de febrero de 2014

Pedacitos de libertad.


En el mundo de una mamá, 
El tiempo juega una carrera
Y la responsabilidad en los hijos,
Toma la delantera.
Como es el día con dos niños?
Me preguntaba mi mejor amiga...
Y yo le contesté,
Sin mentirte, es un sacrificio
En los primero años de vida.
De noches espontáneas
Que no tienen horas,
El cansancio y esa fuerza
Que te nutren como persona.
Momentos en el día
Pedacitos de libertad
Dejan de lado,
Mi trabajo como mamá.
Un cafe sin azúcar,
Para despertar la mañana,
Una mirada a los mails
Con respuesta imaginaria,
Una hora en mi blog,
Si la mente se siente inspirada,
Una cena de a dos
Con miradas se hablan sin palabras,
Una ducha de agua tibia,
Antes de ir a la cama,
Y silencio que mece al sueño
Hasta alguna hora de la madrugada.


Amo ser mamá  como también le dije a mi amiga, no cambiaría esta etapa por las otras, que en su momento disfruté.  
Pero ser mamá requieren muchas cualidades que se tienen o se aprenden pero para ser lo que somos, necesitamos pequeños momentos donde encontrarnos como personas, donde ser ante todo mujer y ser humano, donde dedicarnos un instante, un momento, donde olvidarse de todo y poder respirar...

Me pregunto, cuantos pedacitos de libertad tendrás en tu día?
Si aun no lo tienes, quizás sea un buen momento... para encontrar alguno.