jueves, 30 de marzo de 2017

La niña sin voz.




Te quiero



Su mirada vestía destellos
Con matices color cielo.
No le temía a una vida,
Que conservada un puñado
De sus propios secretos.
Caminaba con pasitos de algodón
Y lloró varias veces el silencio.

Aunque sabía que para todo
El tiempo es el mejor remedio
Dejó que sus gritos internos
Mataran poco a poco rencores
Que habían cubierto el alma 
Con cenizas de un polvo negro.

Y un día, ese día 
 Eligió un camino
Al que prefirió llamar destino
Sin cuestionar la historia
Que había dejado desnudo
Los sonidos en su boca.

Susurraba la vida melodías
A un corazón sabor caramelo.
Donde nunca supo el significado
De lo que para otros,
Era amar menos...

Jamás ocultó cariños
Bajo la sombra de su voz
Y creyendo en ella misma
Le enseñó al mundo entero
Que con tres de sus dedos
También podía decir...Te Quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)