Raíces.





En la vida, un amor, 
Nos impone un desafío
Queriendo y poco a poco 
Vamos tejiendo aquello,
Que llamamos destino.

El refugio de la juventud,
Nos deshoja en el olvido
Y las preguntas que dormían 
Se despiertan con los hijos.

Ensalada de palabras,
Vuelven dos idiomas enemigos
Frases que se inventan solas
Y un acento que finge,  
La R de un argentino.



Dos culturas y una madre
Luchan por conservar,
Lo que también, 
Siento mío.
Motivados por un camino
Que hasta de lejos se veía vacío
Transitados paralelos, 
Van cediendo a mi objetivo.


Ser una madre expatriada, es querer y desear impartir, nuestra propia cultura. 
Parece fácil pero en un lugar donde todo o casi es diferente, se vuelve un fino trabajo, donde se necesita paciencia, donde la tarea de trasmitir lo que somos y de donde venimos a nuestros hijos. Se intenta inculcar desde la cuna aunque lleve tiempo, aunque sienta que avanzamos a paso de hormiga pero con el orgullo de saber que lo que comenzó con algunos tropezones, hoy, se ha vuelto, cotidianamente natural.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Música en francés: Escribamos sobre muros (Paz y amor).

Sentada aquí en mi alma...Tu ausencia.

Música en francés: Lazos de amistad.