viernes, 23 de octubre de 2015

El destino de un amor.





Desde sus entrañas,
Sentía el agobio sofocante,
Que rozaba los bordes, 
De un corazón perdido
Que ardiendo de dolor,
Amortiguaba la falta
Con suspiros de algodón 
Que fingían el alivio.
Y dormida, sólo dormida,
En la paz de un sueño
Que viajaba sin destino,
Florecían narcisos
Sin que fuera primavera.
Desnuda y libre,
La brisa abrazaba la piel 
Que aplacaba la tristeza,
Y amaneciendo la sonrisa 
Que su boca tanto pedía, 
Fortalecia la espera
De un amor intenso,
Que sin saberlo
Ya había elegido...
Su mismo camino.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)