domingo, 23 de febrero de 2014

Nace el sol.




Tus rayos dorados
Se filtran por la ventana
Y olvidan al gris del invierno    

Que lo envuelve cada manana
Tu calor,
Tu color,
Tan vital para la vida
Se adueñan permisivas del alma
De quien sin ti
Se sentía perdida.
Una ciudad de cielo azulado
Intrigante se queda a tu lado
Y se niega a dejar a Paris
Opacada como todos los años
La esperanza apasionada
Se funde al atardecer
Esperando nacer contigo...
                                        Con el próximo amanecer.



Pd: Preciosos días en Paris, aun estamos esperando al invierno y a un mes de la primavera. Por Dios que dure!











No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)