jueves, 15 de enero de 2015

El renacer de una mariposa.




Las manos húmedas
Aprietan con fuerza
                                          Los sentimientos rotos                                          
Y en mil pesados,
Impidiendo que la soledad
De una noche y de varias
Se lleven lejos las penas
Y la angustia,
De un pasado de a dos
Que prometía un futuro
Dentro de un presente
Que sin pudores,
 fingía verdades.
Plasmando el dolor
En los recovecos imposibles
Donde más llega el amor
Y donde pocos llegan.
Donde sus destellos
Todavía vivos,
Aún arden en cenizas.



Palabras amargas,
Ausentes de caricias
Rebotan entre cuatro paredes
Solas, junto a ella...
Y se alimentan de un silencio sordo
Que no pide compañía
Dejándola abatida
Tras una dura lucha
Entre amor y odio.
Mirando el techo
Despojada de lágrimas secas
Que van dibujando el relieve
Y el contorno de sus mejillas
Dejando un rostro rígido sin sonrisas
Y la matan por dentro
O eso cree...
Mientras de un corazón
Desteñido de tristeza
Que hasta se escucha,
Latir sin brillo,
Nace la fuerza 
Que emana de sus gritos
Y su interior se tapiza
Poco a poco...
Con el susurro 
De tiernos sentimientos
De la esperanza
De la gente que sueña en ella
Muchos y bellos deseos
Y del afecto que corriendo
La ven por un camino ,
Vestida con alas
Tal como una mariposa
Perdiéndola en la frescura
De uno de sus tantos vuelos
Donde ahora, sólo existe un destino
Donde la vida se abraza de alegría
Sin jamás volver atrás,
Donde la felicidad se escribe día a día
Nunca sola y siempre a tu lado.

Revive mariposa, el desamor sólo te hará más fuerte.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)