lunes, 5 de noviembre de 2018

Puntos suspensivos.





Todavía persivo el perfume
De tus palabras en mi cuello
Y el murmuro tenue pero vivo
Que aún no sabe
Sin dejarme o irse contigo.
Ardiente e impaciente guerra
Por monentos sumisa
Que en silencio baja la guardia
Luego se va, luego vuelve
Como el otoño obstinado
Que pelea con sus propias hojas
Se aferra,  prefiere cubrirse de frío
Y se niega a la primavera.

Hasta que punto será
Insufrible el alma?
Y si a la misma angustia,
Ya no le quedaran más lágrimas?
Podrá la mirada, ya no existir empañada?
Y la sonrisa amanecer cada mañana?
Será, entonces el punto y aparte de esta historia
Pequeña grande y profunda por dentro,
Que a pesar del dolor escribo por ti
Que sin embargo tú escribes sin mi.














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)