martes, 21 de mayo de 2019

Kenzo.




Cuando te vi
Aquella tarde de mayo
Que en nada se parecía a esta
El tiempo marcaba su hora en Paris
Y mientras yo te buscaba
Tu me encontrabas
Lejos, en un lugar sin nombre
Te atabas a tus raíces felínas
Mientras yo, luchaba por desatar las mías
Y no supe si te querría
Ni si la soledad ni la dictancia
Se olvidarían con tu companía.
Ni si en medio del francés y el espanol
Lograrías entenderme o viceversa.
Pero todo pasa, hasta los años, ya ves!
Y luego de una boda, dos niños y cinco mudanzas
Sobrevivimos, creciste y yo también!
Acaso olvidamos que lo eterno dura
Pero no en la tierra
Y que el cielo es el destino
De la mirada que extraña
Que busca aquellas nubes que dibujen tu silueta
Con la pluma del amor que no olvida
Como aquella brisa que lleva consigo el alma
Como último suspiro
Pero nunca los recuerdos, nunca!
Y lo más lindos, siguen vivos
Gracias a una aventura peluda
 e INCONDICIONAL.















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)