martes, 4 de junio de 2013

El trabajo de mi vida.




En el largo destino que elegimos o que nos impone la vida, no todo es color de rosa y no todo es gris tampoco. Hay un camino a seguir, descubriendo paso a paso con tropezones y caídas lo que creemos conocido y que no lo es.
Proyectar una vida de a tres se vuelve lo mas fácil, concretarlo, vivirlo es simplemente un proceso que se acomoda de a poco, con emociones, con sentimientos encontrados, con espacios vacíos y con otros muy llenos, un constante aprendizaje y una organización que intenta encontrar su lugar muchas veces imposible, sobretodo al principio.





Cuando me quedé embarazada, me olvidé o tal vez no quise pensar que había un después, que no todo es evidente y aunque si crea a medias, en el instinto maternal, no todo llega con la cigüeña, en un gran saco con todas las respuestas, NO! Ni siquiera viviendo en Paris.

Vivir con bebe en el vientre durante casi nueve meses, se vuelve una cohabitación de dos seres que no se conocen pero que desde ya se aman con cambios interiores. Una gran mudanza donde todo está pero desordenado o acomodándose entre hormonas desconcertadas y un físico que no entra en los pantalones, fui aprendiendo a aceptar esos cambios y a vivirlos, poco a poco...plenamente.

Las pocas veces que me anime a imaginar el mañana, fue cuando me dejaba llevar por mis emociones mas bonitas y soñaba despierta, a mi marido llevando a su hijo en el porta bebe o dándole su baño. 
El ser madre me sonaba como algo ridículo de aprender, pensé que una mujer nacía sabiendo y no que nacía aprendiendo pero como la vida no te regala experiencias por nada, me dió y me sigue dando una serie de gratas lecciones que aunque muchas duelan, absorbo como una esponja.


Cuando la extensión más hermosa de nuestras vidas, vino al mundo, me dejo el sabor amargo de las hormonas en revolución y en caída libre, el deseo de querer saber todo y tener la impresión de no saber nada se peleaban, varias veces al día, la auto-presión que ejercía en mi misma por "crear" un niño perfecto, a partir de una madre imperfecta, (sabiendo que "la perfecta" no existe, salvo la mía JA!) Sabiendo que no era capaz, de responder a muchas de mis dudas y querer hacer todo bien con pequeños huequitos en blanco por aquí y por allá me dejaban pegadas a la piel mas dudas y mas miedos.
Y para completar mi persona, activa e hiperquinética por parte de mi madre, dejaron las siestas obligadas y que me correspondían por derecho, de lado, deje que el tiempo que poco tenia me agotara, terminando cansada de estar cansada. Lista y preparada, como un bombero en guardia por si mi hijo me necesitaba, sin querer perderme un segundo por culpa del sueño, permaneciendo muchas veces, desvelada. Enfurruñado

Pero al final, fui aprendiendo, como todo que cuando dicen que los 3 primeros meses son las más duros, lo son, cuando dicen que luego todo marcha sobre ruedas bueno eso..Depende.
 Hoy, puedo decir que varios meses después, todo marcha de otro modo, no por él . Sino por mi porque aprendí a callarme, a decirme que tenía que tomarme el tiempo de pensar, de parar eso de parar, de no querer ser la mujer maravilla cubriendo todos los espacios y dejando huecos por todas partes, aprender a viví el día con las prioridades y no con lo innecesario.

Disfrutar de cada minuto con mi hijos, de la evolución que el tiempo les otorga, de sus etapas porque soy capaz ....De recordar, el regalo su primer sonrisa, cuando detesto el chupete y prefirió su dedo pulgar, cuando sus ojos comenzaron a parecerse a los míos, cuando sus dedos de los pies de "arrugaban" como los de su padre, cuando tuvo ese llanto que me rompió el alma, en mil pesados con su primera vacuna, cuando regalo su primera carcajada, cuando tomó su primer osito, entre sus pequeñitas manos, cuando me "aviso" que era tiempo de cambiar la silla de su carrito porque estaba preparado para ver al mundo.

La vida me ha dado el privilegio más hermoso, el lujo mas preciado de la vida, un trabajo a tiempo completo pagado con mil caricias por día y algún que otro capricho. Un trabajo, que muchas veces pasa por alto, que nadie mira, que tantos olvidan y si antes como en la mayoría de las reuniones me preguntaban trabajas o estudias y pasaba por rara cuando nos respondías ninguna pues, hoy , mañana y siempre con todo mi orgullo, respondería..........YO...de PROFESIÓN ?...

                                                                                                                    MADRE.



Puedo asegurar que a pesar de que he tenido otros trabajos en mi vida creí, equivocarme, aprender y descubrirme como persona como en este de " Madre a tiempo completo". 



Para todas, esas "mamas en casa". Un abraso de oso!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu huella en mi blog, deja un comentario. Gracias ;-)